miércoles, 10 de junio de 2009

VINO TINTO Y LECHE CONDENSADA: UN TRADICIONAL PONCHE NO TRADICIONAL

Este trago fue popular entre los años ochentas y hasta parte de los noventas, por allá por los restaurantes y bares de Mapocho, Independencia, Recoleta y Vivaceta, muchos de los cuales ni siquiera existen ya, consumidos en el incienso del tiempo. Chupilca de leche, le decían algunos. Quizás no fue una vedette de barras populares, como hoy lo es un chicha-pipeño, un terremoto o un schop, pero su presencia se notaba en aquellos años entre los chimberos.
La combinación puede resultar, para muchos, extraña e impropia: vino tinto, leche condensada y, a gusto de algunos, un leve espolvoreo de canela o gotitas de esencia de vainilla o canela. La caña adopta un color amoratado y rosáceo, como un magenta aclarado, razón por la que en algunos lados este trago es sugestivamente llamado Pantera Rosa, Juan Rosado y otros nombres raros que siempre llevan su color por apellido. Como existe el peligro de irse por lo dulce, la preparación recomendada era un tarro de leche condensada por cada litro de vino, bien batido. Servir frío, de preferencia.
Sé que la mezcla no suena bien, pero no se puede entenderla sino hasta que se la prueba. Supongo que hay que tener algo de picante en el alma, por supuesto: quien esté acostumbrado a los tragos de sabores suaves pero de humores alcohólicos fuertes, no encontrará nada semejante en el banco de memoria y, probablemente, el gusto de este ponche sea demasiado agresivo para su paladar. En lo personal, sin embargo, no lo considero tan dramáticamente distinto a lo que a nosotros nos podría parecer el ponche de huevo navideño gringo o, para un turista, las primeras sensaciones de un cortejo con nuestro querido cola de mono.
Quizás, fue esta curiosidad en la combinación de ingredientes lo que condenó al olvido a este ponche, que ha perdido terreno entre los bares rascas santiaguinos, incapaz de competir con otros tragos más populares y de aceptación más generalizada. Los más experimentales tragos a base de vino, en general, han ido quedándose cada vez más atrás en esta competencia en las barras, guardando refugio en el consumo más doméstico: los licuados con harina tostada, con lenguas de erizos o moluscos, los ponches de culén y de frutas, la veterana chupilca y esos jotes tan poco refinados, son especies amenazadas en el comercio regular de la ciudad. Sólo terremotos, navegados y borgoñas criollos, más tradicionales y arraigados, parecen salirse de este anatema de desprecio a la coctelería extravagante basada en vinos.
Pensé que ya había desaparecido de la oferta del ponche de leche condensada, pero mi amigo Juano, muy avezado en las aventuras que un treintón soltero podía vivir en el ex barrio de La Chimba, me jura de guata que aún sobrevive en algunas quintas y barras de Independencia y de Recoleta, aunque con algunos nombres extravagantes. Según él, la caña anda por ahí por la luca y media, o algo así. Lamentablemente, un local que alguna vez ofreció este brebaje en Avenida La Paz, ya no existe o bien sacó tal ambrosía de sus cartas, pues no pude encontrarlo.
He hallado, sin embargo, algunas referencias en internet sobre el ponche de leche condensada. Al menos allí sigue vivo. Considerando nuestra costumbre nacional de hacer las mezclas más inauditas con el vino, y tomando en cuenta que ya tenemos un trago típicamente chileno hecho a base de vino blanco, como es el terremoto, quisiera fantasear con la posibilidad de que la sociedad capitalina pueda ponerle algún cuño especial al vino tinto con este sabroso ponche, que sale de las monotonías de los borgoñas de frutilla, navegados u otras preparaciones parecidas.
No sé desde cuándo se beberá el ponche de leche condensada en nuestro país, pero, a juzgar por este aviso publicitario de un diario de fines de 1914, la leche condensada es comercialmente conocida en Chile desde hace un siglo o más. Aparece mencionada, de hecho, en algunos documentos del siglo XIX... Y el vino tinto, bueno, casi nació con nosotros.

9 comentarios:

J.Esteban dijo...

Este ponche lo tomaban mis padres en sus reuniones de amigos en la mitad de los setenta y ya entrado los ochenta despues de Martinis y el Pisco tres cruces "en sus años locos" cuando ya no quedaba que beber pero lo conocen como "juanito rosado".
Exelente Blog. Saludos cordiales

annette vásquez dijo...

Hoy 18 de Junio fel 2014 celebración de Chile contra España que hemos ganado 2 - 0 he querido recordar los antaño de nuestra país con un conocido pero olvidado. .. Pantera rosa , el cual no recordaba su nombre , asi es que mucha gracias por la aclaración...saludos.

Anónimo dijo...

Es riko

Anónimo dijo...

Muy bueno exelente

Anónimo dijo...

Un trago riko y economico !!!!!

NFigueroa dijo...

Mis padres lo tomaban y yo continuo. Le llamo "el señor de la.mora" jajaja es muy rikooXD

Sello Dorado dijo...

Me hiciste acordar de mi querida y amada abuela, ella en sus últimos años, incluso en contra de la familia, siempre mantenía su vinito de caja y su leche condensada, le llamábamos " jarabe para la tos" en una especie de complicidad, ya que en muchas ocasiones fui el surtidor de esos ingredientes.

Leticia Marchant dijo...

Mmmm exquisito. ..

Abroix dijo...

Aún lo tomo con mis padres jugando dominó, un día lo posteé en Facebook y dejé a varios con ganas de probarlo ;-)

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook